elpokerdeas.com

Actualidad de Poker

Vicent Boscá está muy cerca de la victoria en la PCA Bahamas

Rheem tiene sonrisa de jugón. Pokernews
Rheem tiene sonrisa de jugón. Pokernews
Redacción | 16 Enero 2019 | Fuente: Pokernews

Es asombroso lo bien que está tratando este año Bahamas al poker español.

Los que llevamos años en esto teníamos catalogada la Pokerstars Caribbean Adventure como uno de los más el más áridos, si no el que más, de los grandes eventos principales del circuito, siempre en referencia a nuestros intereses.

En la pasada década, nos contentábamos con oir las crónicas asombradas de los "Campa" o "Alex4ever", que venían del Caribe contentos con haber logrado una modesta cajita y alucinados con el entorno realmente único en el que se disputa. Y aquellos tiempos fueron casi más fructíferos que eras más modernas de la PCA. El mayor favor que se dignó a hacernos este evento fue presentar en sociedad a Ana Márquez, burbuja de mesa final oficiosa en 2011. Pero, desde aquella, y mira que llovió, de nuevo el vacío.

Un vacío inmenso y brutal que solo consiguió llenar la explosión de la carrera de nuesro mejor jugador, Adrián Mateos. Adrián hizo una prospección previa con un 23º puesto en el PSC Bahamas de 2017, un anticipo de la que al año siguiente fue la primera mesa final española en el evento que le da nombre al festival del Atlantis.

Esta edición puede ser el inicio de una nueva era para la PCA, en el que el Main Event lo sea solo de nombre y el evento principal del festival pase a ser el PSPC. Pero también, de manera especial, una nueva era para el poker español, porque la PCA se puede convertir en el festival más amable con nuestros jugadores, después de permitirnos disfrutar a diario de grandes éxitos para los Ramón Colillas, Jesús Cortés y, ahora, Vicent Boscá.

La puerta que forzó Amadi el año pasado ha quedado abierta de par en par para Vicent, que se ha convertido en el segundo español finalista en el Main de Bahamas. Tiene el cuarto stack de seis, con un premio garantizado de 297.020$ y todas las opciones abiertas para mejorar esa cifra hasta un máximo de 1.567.100$.

El gran resultado de Vicent estuvo en duda en una tensa primera fase del día 4, con tan solo 20 jugadores en liza. Sin encontrar manos con las que solidificar su posición, Vicent vio su stack esquilmado por las ciegas mientras conseguía a duras penas seguir rondando la tranquilizadora cifra del millón de puntos con la que empezó. 

El valor de sus fichas era de 23bb cuando llegó el momento de la verdad. Vicent le hizo un rerrobo all-in al libanés Jeff Hakim, que nos presentó sqdq, terrible para la muy digna jugada de Vicent, hahq. El sa acudió a nuestro rescate en el flop.

Espoleado por su cercano encuentro con la eliminación y gracias a los nuevos puntos adquiridos, Boscá pudo desplegar todo su arsenal frente a las cámaras de la mesa televisada.  

La exhibición del español se vio eclipsada por la aparición estelar de Chino Rheem en la mesa secundaria. El controvertido pro californiano reventó al austriaco Matthias Eibinger en un bote de 4.125.000 puntos que empezó a crecer en mesa doblada, 773. Eibinger, chipleader del torneo, defendió hqc7 en la BB y atacó la continuación de Rheem, que poco tenía que temer del flop después de abrir con s6d6. El turn fue el h6 y Eibinger no contempló la opción de cerrar el grifo ni cuando Rheem le pagó su siguiente apuesta ni cuando le resubió all-in el s9 del river.

Se estableció una carrera desigual entre los dos chipleaders. Boscá ganaba un bote, Rheem eliminaba a un rival. 

A punto de la reunificación, el campeón del WPT Brian Altman y el peculiar jugador canadiense Scott Wellenbach empezaron a plantarle cara a Vicent. Wellenbach es un venerable caballero de 66 años que ha dedicado sus mejores décadas a traducir textos budistas del sánscrto y el tibetano al inglés. Sus ganancias en el poker las dona a obras benéficas, y en este torneo va a tener mucho para repartir entre sus ONGs preferidas.

Marc-Andre Ladouceur, lastrado por la falta de fichas, y el ucraniano Pavel Veksler, daban menos quebraderos de cabeza.

La otra mesa aportó a la reunificada nuevos peligros para las aspiraciones de victoria de Vicent. Además del desatado Rheem, la FT oficiosa se rellenó con Daniel Strelitz y dos clasicos del EPT, Mihai Manole y Simon Deadman, ambos shortstacks. El adiós del británico dio paso a la mesa final oficial de ocho jugadores, a tiempo para jugar unas pocas manos antes de irse a cenar.

Ladouceur vendió cara su piel y llegó a adelantar a Vicent antes de estampar TT contra los KK de Wellenbach. Por suerte , el español recibió un postrero balón de oxígeno al eliminar a Manole en la última mano del día. Vicent ligó segunda pareja en una guerra de ciegas limpeada, con cqsj en cacjs2. Manole raiseó a una pequeña apuesta de Boscá, que en principio no debería temer por un as en manos del rumano y pagó. Efectivamente, Manole no tenía el as. Tenía todo lo demás, todos los proyectos del mundo con ::kcct, y fue all-in en un turn no del todo incómodo para nuestro compatriota, el dt La poca fold equity de la apuesta de Manole ayudó a hacer el call y recuperar la cercanía de las 40bb cuando salió un ladrillo en el river.

  • Asiento 1. Scott Wellenbach 6.015.000 (75bb).
  • Asiento 2. Daniel Strelitz 2,355,000 (29bb).
  • Asiento 3. Chino Rheem 7,550,000 (94bb).
  • Asiento 4. Brian Altman 4,995,000 (62bb).
  • Asiento 5. Pavel Veksler  2,035,000 (25bb).
  • Asiento 6. Vicent Boscá 2,875,000 (36bb).

 La retransmisión en falso directo de la mesa final empezará sobre las 19:30 horas (enlace en portada).

Secciones
Otros medios Asociados
© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00